Asesinan a Velador; Trataron de Aparentar Asalto

• Pero la víctima traía todas sus pertenencias de valor, a excepción de su celular. Lo mataron con gran saña, por tanto golpe que recibió, pero antes lo estrangularon. Lo encontraron esta mañana de martes 29 de junio del 2010.

Por la Redacción

Seguridad Pública confirmó a través de un apartado de “relevantes”, el homicidio de un hombre, que trabajaba de velador en una restaurante del centro de la ciudad; su agresor, al parecer, lo maniató, lo estranguló y finalmente lo remató, al estrellarlo contra el piso.

Dice el parte oficial de Seguridad Pública:
“A las 06:50 a.m. reportaron a Base CARE que en el interior de un Restaurante, ubicado en la Isla del Río Cuale, había una persona occisa, al parecer por golpes, por lo que acudieron el lugar las unidades del área, siendo los elementos de la Unidad PV-118 quienes corroboraron lo anterior.

En el lugar se encontraba quien dijo llamarse Gilberto Hernández López de 34 años de edad, jardinero del lugar, quien les indicó a los elementos que él llegó a iniciar sus trabajos cuando a la entrada de la cocina, junto a la máquina de hacer el café, encontró tirado en el piso, boca abajo, a quien identificó como el velador del lugar, Paulino Hernández Séndiz de 62 años de edad, quien vivía en la finca s/n de la calle Portugal, en la colonia Villa de Guadalupe.

La persona estaba bañada en sangre, ya que al `parecer fue lesionado con un objeto contundente en la cara y la cabeza. Estaba amarrado de las manos, con un cinturón de tela tipo arnés y de los pies, a la altura de los tobillos con un cinturón de piel.

Ante la situación, se le dio conocimiento al agente del Ministerio Público, presentándose el licenciado Jesús Garnica Pérez y su personal de asistencia, así como el doctor Francisco Javier Villagómez Jiménez y su perito del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes fijaron el cadáver.

Poco más tarde se presentó el director de Seguridad Pública Tránsito Y Bomberos, Jorge Antonio García Rojas, quien estuvo dialogando con la propietaria del negocio le mencionó que el occiso tenía trabajando con ella casi 20 años y que era muy tranquilo y al parecer no tenía enemigos.

Cabe destacar que en el lobby bar, había un lago hemático en el piso, por lo que se cree que el o los victimarios, sorprendieron y golpearon a Paulino Hernández, cuando estaba sentado en uno de los equipales, luego lo amarraron y lo llevaron a la cocina, donde lo victimaron de más golpes, aparte que al parecer lo estrangularon con uno de los manteles.

Las bolsas del pantalón estaban por fuera, lo que podría imaginar un robo, pero tenía su reloj en la muñeca izquierda y una cadena de metal amarillo en el cuello, además no hacían falta cosas en el restaurante, aunque si los teléfonos estaban descolgados.