Joven Drogado Deambula en Parque Lineal

* Se trata de un muchacho no mayor a los 18 años de edad, que inhala productos de riesgo las tardes y parte de la noche en el parque lineal de la ribera del río Pitillal.

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Por la tarde y noche, deambula joven drogadicto en parque lineal en la ribera del río Pitillal.
Se trata de un muchacho no mayor a los 18 de años de edad, que inhala productos de riesgo de manera constante.

Su llegada al paseo es por el lado de la avenida Grandes Lagos, se interna justo debajo de la escalinata.
Ahí saca un pequeño equipo de sonido personal, el cual conecta a una base de luz que se encuentra empotrada en esa zona.

Se sienta en una cubeta y comienza a untarse resistol y thiner en una de sus manos, comienza el ritual de inhalar, al ponerse esta parte del cuerpo en la nariz, haciendo la corva de taparse, para que nadie se dé cuenta, cierra los ojos y comienza a elevarse.

Conforme pasa el tiempo, su comportamiento es evidente, pues comienza a reírse solo, de cualquier cosa y empieza a hablar para sí.

Cuando pasa una de tantas corredoras al paseo, se le queda viendo de manera insistente, pero no le dice nada.

Solo murmura, al momento que transitan padres de familia con niños pequeños, los saluda de lejos con ademanes.

Conforme escucha música el volumen aumenta sin que moleste, pero es cada vez más frecuente el que la mano se la lleve a la nariz para seguir inhalando.

Baila y canta solo, cuando se siente observado, su semblante cambia a serio.

Normalmente llega a las 18 horas y se retira dos horas después.

En el transcurso de ese tiempo, no es visible la presencia del algún elemento de la comisaria de seguridad ciudadana, muchos de los cuales en la zona de Fluvial Vallarta recibieron nuevas bicicletas para reforzar las inspecciones, supervisiones y recorridos.

Por otra parte, es sabido que desde hace tiempo, las partes bajas donde se ubican las estructuras de los puentes vehiculares, son refugio de malandrines para tomar cerveza o fumar marihuana.

Además, en la parte de la avenida de Grandes Lagos, en el margen del río, hay vestigios de que hay personas quienes tienen un espacio irregular para vivir, tienen ropa, enseres y cobijas, sin que nadie hasta el momento de alguna autoridad haya hecho algo al respecto.