Rastro de Bahía contamina dren “Piedras Azules” en San Juan de Abajo

*En su momento, durante la primera administración municipal de Jaime Cuevas, se construyó planta de tratamiento para el Rastro, sin embargo, ya varios años que dejó de funcionar, está abandonada. Los residuos de animales y sanguaza, ahora se depositan en una fosa de donde la extraen con el vactor o pipas especiales, sin embargo, reporte de ejidatario asegura que con esto contaminan dren y Río Ameca...
NOTAS RELACIONADAS

Por Paty Aguilar

Al realizar un recorrido por el Rastro Municipal de Bahía de Banderas, Nayarit, luego de atender un reporte de un ejidatario de San Juan de Abajo, que se mostró preocupado debido a que dentro de su potrero desde hace mucho tiempo se respiran olores fétidos que provienen de residuos líquidos que provienen del Rastro y que van a dar a través de un canal en desuso al dren Piedras Negras y por ende al Río Ameca.

Tratamos de que se nos diera permiso para ingresar al Rastro con el fin de corroborar dicho reporte, sin embargo, la directora, no había llegado, eran ya como las doce del día. Pedimos al encargado le llamara vía celular para que autorizara entrar para que nos mostraran por dónde o cómo se deshacen de los desechos de la matanza de animales, pero la funcionaria municipal se negó rotundamente.

Desde fuera de las instalaciones acompañados por el ejidatario con la finalidad de investigar lo señalado por él, preguntamos a la persona que nos atendió sobre la inhabilitación de la planta de tratamiento y no le quedó de otra más que reconocer que efectivamente no funciona desde hace varios años.

Le preguntamos qué entonces cómo se deshacían de dichos residuos, respondió que cuentan con una fosa donde se depositan y cuando esta se llena se vacía mediante el vactor o pipas especiales, sin saber el destino de estos desechos.

El hecho es que el ejidatario se mostró molesto y preocupado porque él ha visto sanguaza en este canal que va directo al cauce del dren piedras azules y por supuesto, llegan hasta el Río Ameca y por ende al mar de la Bahía de Banderas.

Se trata pues de un foco de contaminación que genera el Rastro Municipal de Bahía de Banderas y que afecta este cuerpo de agua, el potrero del ejidatario, el Río Ameca y el mar.